La Cámara de Comercio pide una bajada del IVA al 7% para el turismo y el alargue de los ERTE

La Cámara de Comercio de España ha solicitado este miércoles un paquete de medidas urgentes de ayuda a la industria turística para aguantar el embate de la pandemia. Entre las peticiones se encuentra una reducción de los tipos impositivos en el corto plazo. “Especialmente, una reducción del tipo de IVA a los servicios prestados por el sector turístico, situándolo en un 7% como en Alemania o por debajo, para aumentar nuestra competitividad y promover el consumo”, recoge en su documento. La reducción de tipos, insiste, debería afectar a toda la cadena de valor del sector. Esta petición está en línea con la que lleva meses reclamando la patronal CEOE y diversos organismos turísticos para fomentar la demanda.

Varios grupos de turistas pasan delante de un hotel en Puerto de la Cruz, en Tenerife, el 24 de agosto

La institución también recoge la prórroga de los ERTE, en los que reclama más flexibilidad en sus condiciones. “Se debe ampliar su vigencia y volviendo a las bonificaciones de las cotizaciones sociales, como se contempló el pasado mes de abril”, añade el texto. La Cámara justifica estas y otras medidas adicionales al tratarse de un sector estratégico que se ha visto muy golpeado por la crisis del coronavirus. “La restricción a la movilidad, el cierre de fronteras, la limitación de aforos, o los cierres de oferta turística han afectado gravemente a la campaña de verano, en plena temporada alta, lo que ha llevado a la Cámara de España a renovar y actualizar su documento”, argumenta el organismo.

La Cámara de Comercio insiste asimismo en la necesidad de suspender o aplazar de forma automática y sin intereses el pago de impuestos vinculados al sector, ya sean nacionales, autonómicos o locales. También solicita “suprimir el pago a cuenta del impuesto de sociedades basado en los resultados de 2019”. Algo que gana sentido porque los ingresos de este año no son comparables al anterior. En este mismo apartado reclama el aplazamiento del pago de las cuotas de la Seguridad Social, sin coste financiero para las empresas. Y facilitar la renegociación de los alquileres de activos turísticos.

Además, el texto pide la creación de instrumentos financieros, que complementen a los del ICO, especialmente para aquellas compañías que acrediten su viabilidad. En este sentido ya existe el fondo de rescate de la SEPI para empresas estratégicas. Pese a ello, incide, se deberían diseñar nuevas vías, “como préstamos a muy largo plazo”. En cuanto a las líneas de crédito y los avales ICO solicita la extensión de los periodos de carencia y amortización, así como el incremento del porcentaje de garantía. El documento que recoge esta batería de medidas, como explica la Cámara, se han trasladado al secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, en una sesión de la Comisión de Turismo reunida este lunes.

Ayuda de Europa

Sobre los fondos que llegarán desde la UE, la Cámara pide que se facilite una gestión ágil y efectiva que involucre a los sectores más afectados como el turismo. “Resulta indispensable y urgente la concreción de propuestas ambiciosas, orientadas a afrontar los desafíos del sector al tiempo que cumplen con los criterios demandados por el Consejo Europeo”, argumenta el organismo que espera que una parte del fondo llegue al turismo.

El organismo da un tirón de orejas también, de forma indirecta, al solicitar una mayor colaboración entre instituciones, empresas y demás agentes del sector turístico. En este caso, espera que se unan para “diseñar e intensificar las actuaciones dirigidas a incrementar la confianza de los turistas hacia España como destino turístico seguro desde el punto de vista sanitario”. En este sentido, reclama la creación de corredores seguros en el corto plazo para reactivar la demanda y mejorar la conectividad aérea, sobre todo con los principales países emisores de turistas. Además, para animar la demanda de pasajeros aéreos, la Cámara de Comercio considera necesario un ambicioso plan de incentivos. “La bonificación de las tarifas aeroportuarias, principalmente de la tasa de pasajero y la de aterrizaje”, añade el documento.

En el corto plazo recoge otras medidas en materia fiscal, además de la reducción del IVA, como incentivos al consumidor a través de deducciones fiscales de los gastos turísticos. En línea con la ayuda lanzada durante el verano en Italia. E incluye la promoción y reposicionamiento de España que contenga un “plan de comunicación global dirigido a medios de comunicación generalistas de todo el mundo” y un “plan de actuación adicional en el ámbito de la promoción que cubra todos los mercados emisores”, con especial atención al turismo de largo radio, añade. Una parte que ya está contemplada en el plan de ayuda lanzado por el Gobierno.

Estrategia coordinada

La Cámara de Comercio solicita al Ejecutivo que se influya para que exista una estrategia coordinada a nivel europeo. “Hay que promover en instancias europeas una estrategia coordinada y homogénea en criterios sanitarios para movimientos de personas y flujos turísticos en la UE”, recoge el documento. Una de las peticiones de España era que se diesen más datos sobre el control de la pandemia y que fuese por territorios, no por países, para no perjudicar, por ejemplo, a los territorios insulares.

Además, en materia de los derechos de los usuarios, reclama que se permita el “uso de bonos para reservas en los próximos meses, como alternativa al reembolso monetario”. Esta medida choca con las decisiones adoptadas por el Ministerio de Consumo, que obliga que el consumidor pueda recibir su reembolso si así lo desea. Un tema que acabó en un encontronazo con las empresas, sobre todo las aerolíneas, ya que durante las semanas más duras de la pandemia se quedaron con una liquidez muy exigua.

 

El País, 23.09.2020

Economía