El turismo ya da la campaña de verano por acabada y teme el invierno

La campaña de verano más atípica de la historia acabará antes de tiempo. Los empresarios prevén un cierre de temporada anticipado, ya a finales de este mes o, como mucho, principios de septiembre, ante la oleada de barreras turísticas que vive España y el avance de los rebrotes de coronavirus.

El turismo ya da la campaña de verano por acabada y teme el invierno

Un chiringuito a pie de playa en Barcelona, medio vacío (Kim Manresa)

Las reservas para vacaciones han sufrido un parón desde principios de agosto, especialmente en los destinos de sol y playa, y las perspectivas para el resto del año no son mejores, con la crisis sanitaria y económica abierta y el sector de los viajes de negocio prácticamente paralizado. La caída de la actividad derivada del turismo este año alcanzará los 99.000 millones de euros, con Catalunya y Baleares como principales damnificadas.

Este es el diagnóstico negro que hacen las principales compañías turísticas españolas, agrupadas en Exceltur, tras las numerosas restricciones para viajar a España desde los mayores mercados extranjeros. Este martes mismo, Austria se sumó a los vetos turísticos a España que ya aplican Reino Unido o Alemania, y anunció que pedirá un test de Covid-19 a todo aquel que viaje desde Baleares. La única comunidad que, de momento, se salva de la mayoría de las barreras es Canarias, donde turoperadores como TUI desviarán a parte de los visitantes que tenían previsto veranear en Mallorca

Según Exceltur

Catalunya será la comunidad que más ingresos perderá: 19.000 millones

La disminución aún mayor de la demanda que sufren las grandes empresas del sector y el análisis de la situación económica han hecho que Exceltur empeore sus previsiones de caída de los ingresos. Si en junio, justo antes de la reapertura de fronteras, calculaba la factura de la crisis turística española en 83.000 millones de euros, ahora la eleva a casi 99.000 millones. “Esto supone un 64,7% menos de actividad que en el 2019, y el 84% de esta revisión se debe a caídas de la demanda externa”, señala la asociación empresarial en su análisis. El impacto en la economía española será enorme. Según los cálculos de Exceltur, el coste de la crisis turística explicaría más de la mitad de la caída del 15,1% del PIB este año, según el escenario de mayor riesgo anticipado por el Banco de España en junio.

Las repercusiones sobre el empleo también se prevén devastadoras una vez acabe la campaña de verano. A cierre de julio y “en plena temporada”, el sector turístico empleaba a 823.000 personas menos que en el mismo mes del año pasado. De estos, 517.000 empleos estaban sostenidos gracias a los ERTE, a los que hay que sumar 306.000 afiliados menos por caídas de contratación (-67% en alojamiento, -87% en agencias de viajes, -81% en transporte, -46% en restauración y -45,2% en locales de ocio). El turismo interior no ha logrado compensar la falta de veraneantes extranjeros, especialmente en zonas donde los mercados externos tienen mayor peso, como Catalunya, Baleares y la Costa del Sol.

Así, el sector catalán afronta una disminución de ingresos de casi 20.000 millones de euros, el mayor descenso de actividad en volumen por comunidades autónomas y el segundo en porcentaje por detrás de Baleares (-12.717 millones de euros, que equivale a un descenso de la actividad del 80% respecto al 2019). En junio, las previsiones para Catalunya de Exceltur eran de una pérdida de actividad anual de 16.809 millones de euros. Entonces, el Govern cifró en unos 15.000 millones la factura turística para Catalunya, a través de un estudio elaborado por la UB.

La Conselleria d’Empresa trabaja con el escenario de una bajada de entre un 40% y un 60% de la actividad que pone en juego miles de puestos de trabajo. La situación es especialmente grave en Barcelona, con apenas un 30% de la planta hotelera abierta y una ocupación de alrededor del 15%, a lo que hay que añadir la gran incertidumbre por el turismo de negocios y congresos este otoño e invierno.

El sector turístico catalán vive con tal angustia la situación que el mes pasado afeó al Govern, y concretamente al presidente de la Generalitat, Quim Torra, su “falta de apoyo”, lamentando además que no los representara en la conferencia de presidentes donde se discutió el reparto de fondos del programa de reconstrucción europeo.

Planes de reconstrucción

González Laya dice que España liderará un proyecto global para cambiar el turismo

Un escenario “desolador” para el que Exceltur ha pedido una mayor coordinación entre territorios, medidas transversales y ayudas al tejido empresarial a fondo perdido para evitar su destrucción. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, señaló este martes al respecto que España “va a liderar, con todos los actores de la cadena de valor del turismo, un plan para la recuperación del sector”, una vez que los países hayan controlado la pandemia a escala global. “Tenemos que reinventar el turismo”, insistió la ministra ante los temores de los empresarios.

La Vanguardia, 19.08.2020

Economía