Trabajo ultima un subsidio especial para hasta 550.000 parados sin ingresos

El ministerio liderado por Yolanda Díaz mantiene con patronales y sindicatos conversaciones "muy avanzadas" sobre esta nueva ayuda, de 430 euros mensuales

 
Trabajo ultima un subsidio especial para hasta 550.000 parados sin ingresos

El Ministerio de Trabajo ultima junto a los agentes sociales la confección de una nueva ayuda de 430 euros destinada a personas en situación de desempleo que tras la pandemia hayan agotado sus prestaciones (o no tuvieran derecho desde un inicio) y se encuentren sin ingresos. Esta podría beneficiar hasta cerca de más de medio millón de personas, tal como ha avanzado EL PAÍS y ha podido confirmar EL PERIÓDICO de fuentes de Trabajo y del diálogo social. Las conversaciones se encuentran "muy avanzadas", según reconocen fuentes presentes en las mismas, aunque la fecha de puesta en marcha de la medida todavía no está cerrada. Tampoco la duración de la ayuda, que podría rondar los tres o cuatro meses, dependiendo del momento de su puesta en marcha. 

La elaboración de una ayuda especial para personas en paro y que no esten cubiertas por otro tipo de prestación o subsidio lleva meses en la agenda de la ministra Díaz. El pasado 11 de junio, en el marco de Comisión de Reconstrucción en el Congreso, la titular de Trabajo ya avanzó su intención de extender y prolongar ayudas especiales para colectivos en paro que se hubieran quedado sin ingresos, como los trabajadores temporales despedidos en los primeros compases de la pandemia. A finales de julio este nuevo subsidio especial coge forma y Trabajo, CCOO, UGT y CEOE comienzan activamente a discutirlo, según apuntan fuentes del diálogo social. 

La idea de este subsidio, que de momento está planteado como algo transitorio, es cubrir esa franja de damnificados por la crisis de la covid-19 que no han quedado cubiertos por un erte y que no reúnen las conidiciones necesarias para solicitar el ingreso mínimo vital (IMV). Los beneficiarios serían aquellos desempleados que se hayan quedado sin prestación o subsidio desde el 14 de marzo y hasta el 30 de septiembre. Fuentes sindicales consultadas ven con buenos ojos la medida, pero alertan de las posibles dificultades de implementación de la misma por parte de un SEPE saturado durante los últimos meses ante el aluvión de ertes.

"Todavía no hay nada cerrado"

Actualmente existe consenso entre las partes sobre los primeros planteamientos. Fuentes de CEOE afirman ver con buenos ojos el primer contenido presentado por Trabajo. La cuantía, esos 430,2 euros (o el 80% del IPREM), y la duración (cerca de un trimestre), les suena bien. "Habrá que ver la disponibilidad presupuestaria", señalan desde la patronal. Un elemento, no menor, que condicionará la cifra final de beneficiarios y la duración del mismo. Las partes se encuentran actualmente cruzando documentos y propuestas y a finales de agosto podría estar listo, según estiman desde parte del diálogo social, una propuesta conjunta que llevar al Consejo de Ministros. El 24 de agosto es una de las fechas que se han puesto encima de la mesa, algo que Trabajo ni confirma ni desmiente.

Desde el Ministerio de Trabajo rehusan ofrecer cifras sobre el impacto presupuestario de la medida. Un cálculo raso de multiplicar 430,2 euros por 550.000 personas y durante tres meses da un resultado de cerca de 710 millones de euros. La negocicación en estos momentos, según apuntaron fuentes presentes en las conversaciones, se encuentra entre el Ministerio de Trabajo y el de Hacienda. La partida que salga del mismo condicionará el número de beneficiarios, no así el importe ni la duración de este subsidio.

"Estamos en fase de propuesta y no hay nada cerrado aún", ha declarado la secretaria de políticas sociales de UGT, Mari Carmen Barrera. Pues desde la central ven con recelo la transitoriedad con la que ha planteado Trabajo este subsidio y aspiran a reformular el sistema de cobertura por desempleo para "que nadie se quede sin prestación", según ha manifestado. La tasa de cobertura del sistema de prestaciones antes del estallido de la pandemia rondaba el 60%. Es decir, cuatro de cada diez desempleados carecían de una prestación o subsidio del SEPE. 

Renovar los ertes

"Esta medida [el subsidio especial] se debe mantener hasta el 30 de septiembre y más allá, tanto los ertes como esta protección [...] en la medida en la que no se recupere la normalidad en el mercado de trabajo", ha declarado el secretario de políticas sociales de CCOO, Carlos Bravo. A falta de confirmación oficial de la fecha, para finales de agosto está prevista una cumbre extraordinaria en las Islas Baleares para tratar de avanzar en una cuarta prórroga de los incentivos para los ertes. Así lo anunció el pasado 1 de agosto la ministra de Trabajo y existe consenso dentro del Gobierno para extender en el tiempo dicho mecanismo, tal como declaró la ministra de Industria, Reyes Maroto, en una entrevista con EL PERIÓDICO

"No tiene sentido dejar caer un sistema de protección como el que hemos levantado", afirmó en su día la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Las partes se encuentra cruzando contenidos, aunque el grueso de la negociación apunta para el mes de septiembre, según manifiestan varias fuentes sentadas a la mesa.  La intención manifestada por todas las partes es la de mantener esta red de protección al empleo en la que siguen 1,06 millones de trabajadores, según los últimos datos de la Seguridad Social. Es en el cómo y en el hasta cuándo por donde discurren las negociaciones.

Otro elemento relacionado con los ertes que están debatiendo los agentes sociales y el Gobierno es la aprobación de un cambio normativo para mejorar la protección de los trabajadores con contrato a tiempo parcial afectados por un expediente de este tipo. La intención de la Mesa del Diálogo Social es aumentar la cuantía a percibir en el caso de aquellos empleados que compaginen más de un contrato, pues con el actual sistema de cálculo de la prestación, un trabajador a tiempo parcial que con dos empleos sume las mismas horas y sueldo que un trabajador a tiempo completo tiene derecho a una menor prestación. Según cálculos de CCOO, este recalculo de las prestaciones podría beneficiar a 150.000 personas.

 

El Periódico

lunes, 10 de Agosto