Cómo reactivar el turismo: apoyarse en las marcas y acuerdos multilaterales

La crisis sanitaria del covid-19 nos ha dejado escenarios hasta ahora inimaginables en los principales destinos turísticos de España. Una Semana Santa sin procesiones, unas Fallas sin pólvora en las calles, un San Isidro sin gente en la pradera, ciudades sin turistas, playas y terrazas cerradas... "El producto interior bruto del sector turístico va a caer más del 40%", afirmó Cayetano Soler, socio responsable de Transporte y Logística, Gobierno, Turismo y Sanidad en PwC España, en la entrevista 'Claves para la recuperación' organizada por El Confidencial en colaboración con PwC y en la que también participó Jorge Marichal, presidente de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos).

Cayetano Soler, socio responsable de Transporte y Logística, Gobierno, Turismo y Sanidad en PwC España.
Cayetano Soler, socio responsable de Transporte y Logística, Gobierno, Turismo y Sanidad en PwC España.

En la era poscovid-19, los destinos que hayan hecho los deberes y que cumplan con los protocolos de sanidad y limpieza necesarios serán los que inicien la recuperación del sector turístico

En 2019, con más de 83 millones de turistas extranjeros, España fue el segundo país más visitado del mundo, solo por detrás de Francia. Este sector, que representa un 12% del PIB, da empleo a más de 2,6 millones de personas, según datos del INE. Sin embargo, la irrupción del coronavirus a partir de febrero y la contundencia de las medidas de contención aplicadas supondrán un efecto negativo tanto a corto, como a medio y largo plazo cuando se inicie la recuperación. "El impacto económico va a ser brutal, pero más importante aún será cómo va a cambiar el comportamiento de los clientes y los modelos de operación. Será importante perfilar microplanes de contingencia para reaccionar ágilmente a estos nuevos hábitos de los consumidores", afirmó el socio de PwC España.

Informe 'Situación y retos del sector turístico ante la crisis', de PwC España.
Informe 'Situación y retos del sector turístico ante la crisis', de PwC España.

Ante la falta de referencias y la dificultad para establecer paralelismos con otras crisis, la incertidumbre se incrementa. Sin embargo, "sabemos que se trata de una crisis coyuntural y no estructural", indicó Jorge Marichal, quien hizo especial hincapié en que en España no tenemos un problema de producto, de destino o de tecnología. Una idea que apoyó Soler, que afirmó que para evitar que se convierta en una crisis estructural, la seguridad y la confianza en las compañías serán elementos clave. "También lo será la marca destino. Es decir, que se trate de una zona que ha hecho los deberes y que cumple con los protocolos de sanidad y limpieza necesarios", añadió.

La importancia de esta confianza en las marcas puede estar relacionada con un incremento de las ventas b2c (del inglés 'business-to-consumer'). "La venta directa por parte de los hoteleros va a ser mucho más relevante", señaló el socio de PwC. Por su parte, Marichal indicó que pudiendo darse este fenómeno, también puede suceder lo contrario, que los clientes se pongan en manos de grandes operadores porque tienen su total confianza. "Tendremos que esperar unas semanas para ver cuál es la tendencia de los consumidores", indicó.

"El impacto económico va a ser brutal, pero también el cambio en el comportamiento de los clientes y en los modelos de operación"

La recuperación completa del sector no se espera hasta finales de 2021, según el informe 'Situación y retos del sector turístico ante la crisis' realizado por PwC España. "Ha habido una primera etapa de contención, de marzo a mayo, que nos llevará, en junio, a una etapa de recuperación. Pero, "la actividad no se recuperará al 80-90% hasta mediados del próximo año", explicó Cayetano Soler. Sin embargo, afirmó que aunque la recuperación será a largo plazo es importante que los empresarios detallen un plan de acción escalable para salir de esta crisis de forma ordenada.

Esta reactivación dependerá de dos factores principalmente. Por un lado, la efectividad sanitaria: cómo va a evolucionar la propagación del virus, la investigación para conseguir una vacuna y un tratamiento, la responsabilidad social o los repuntes. Por otro, la efectividad económica: medidas de los gobiernos nacionales y supranacionales, inversiones, regulación, mayor proteccionismo...

Con respecto a las medidas financieras Marichal quiso destacar que desde el sector hotelero llevan meses solicitando que se tenga en cuenta que sería bueno entrar en un periodo de carencias en todo lo referente a la financiación de los activos del sector. "Entendemos que, por nuestra idiosincrasia estamos apalancados en activos de alto valor, financiados a medio largo plazo, y que por lo tanto, en un escenario de ingresos cero, se tiene que tender también a que los gastos sean cero", indicó Marichal.

Además, los participantes señalaron que, en el seno de la Unión Europea, se necesitan acuerdos multilaterales que establezcan unas reglas del juego claras y que permitan empezar a operar a las empresas. "Necesitamos una coordinación efectiva y positiva con los principales países emisores de turistas. En este punto, trabajar de una manera ordenada es fundamental", apuntó Cayetano Soler.

Jorge Marichal, presidente de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos).
Jorge Marichal, presidente de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos).

La principal preocupación del sector es mantener los negocios vivos. Sin embargo, "no nos podemos olvidar que para tener un turismo normal o seminormal, necesitamos que se reactiven las conexiones aéreas", explicó el presidente de CEHAT. Los aeropuertos son la principal vía de entrada de los turistas que visitan España. Más del 82% utilizaron el avión como medio de transporte, según datos de Aena. Condiciendo con Marichal, Soler señaló que la relación entre la industria del turismo y el transporte será fundamental para la recuperación.

Retos del sector turístico

Según el informe de PwC, los principales retos a los que se enfrenta actualmente el sector son cuatro. En primer lugar, la caída de la actividad. "Nos encontramos ante caídas del 100%. Es importante ver cómo afrontamos esta situación y cómo nos preparamos para el día después", señaló Soler. En segundo lugar, la organización y el riesgo laboral. "Tenemos que trabajar diferentes escenarios que permitan minimizar el impacto de la reducción del coste de personal y, además, mantener a los empleados motivados", indicó el socio de PwC. En tercer lugar la financiación. "Cuando se inició esta crisis, pensamos que se podía salvar la temporada de Semana Santa. Sin embargo, los empresarios tienen que mirar a muy largo plazo, proteger la caja y plantearse temas de reestructuración y refinanciación", destacó Cayetano Soler, quien en último lugar añadió los retos regulatorios, desde un punto de vista fiscal, legal y mercantil.

Tanto el socio de PwC como el presidente de CEHAT coincidieron en que lo importante para los empresarios va a ser tomar la decisión de cuándo abrir los negocios y bajo qué condiciones. "Para empezar hay que adaptar todos los procedimientos a los nuevos protocolos, tanto sanitarios como no sanitarios", recordó Soler. Apertura de espacios comunes, limpieza de las habitaciones o la incorporación de los trabajadores son solo algunos de los aspectos a los que los empresarios turísticos tendrán que hacer frente en las próximas semanas. "Hay que abrir, tenemos que empezar a trabajar y pedir a las administraciones públicas que tejan una red de seguridad que permita mantener el empleo del sector. Se están tomando medidas de protección como el tema de los ERTE, pero tenemos que ver qué pasa a partir del 30 de junio", dijo Marichal.

A pesar de encontrarnos en un momento incierto, el socio de PwC quiso arrojar un poco de luz al asunto. "El empresario, una vez que tenga protegida su situación, tiene que planificar la estrategia poscrisis en un escenario competitivo y dar un paso sobre cómo reinventarse y cómo continuar siendo líder", apuntó y puso el ejemplo de una cadena hotelera española que la semana pasada abrió cinco hoteles en Alemania y cuya demanda está siendo muy relevante. "Están llenos de alemanes que de momento no pueden viajar fuera de sus fronteras. Ante una amenaza siempre surgen oportunidades y tenemos que saber aprovecharlas", zanjó.

El Confidencial, 20.05.2020