Tasas turísticas en España y en Europa: lo que hay que pagar

  • La tasa turística existe de momento en solo dos comunidades españolas, Cataluña y Baleares
  • En Francia hay cerca de 50 ciudades con algún tipo de tasa turística
  • Italia tiene el recargo más alto, de hasta 7 euros por noche de hotel en Roma

Si se va a viajar por Europa este verano, en aconsejable saber que hay cerca de 150 ciudades de 21 países en las que hay que pagar una tasa turística por alojarse en un hotel o en un piso turístico. Uno de esos países es España, donde por ahora hay solo dos comunidades que imponen un gravamen por pernoctar: Baleares y Cataluña. El buscador de viajes Liligo.com ha actualizado este 2019 su análisis de las tasas turísticas con lo que hay que pagar al pasar por recepción.

Las tasas turísticas gravan la pernoctación de los residentes y los extranjeros en los alojamientos turísticos, incluyendo en esta categoría tanto hoteles como viviendas de uso vacacional. El dinero recaudado se suele destinar supuestamente a proyectos que fomentan el turismo sostenible, tanto para rehabilitar los bienes turísticos como para mantenerlos y protegerlos con el objetivo de sostener su explotación.

Generalmente, los criterios para este impuesto turístico tienen relación con el tipo de alojamiento y su categoría. Los hoteles de 5 estrellas tienen una tasa, los de 4 otra diferente y así hasta llegar a pensiones, hostels o campings.

Existen varias modalidades de tasa turística. En la mayoría de las ciudades se trata de tasa fija por noche y persona, mientras que en otras ciudades como Berlín, Viena o Ámsterdam se concibe como un porcentaje aplicado al total de la factura del alojamiento.

Existen también modalidades intermedias, como la que rige en Hamburgo, en las que la tasa es un coste fijo que depende del precio de la pernoctación. Cabe destacar que muchas ciudades no cobran a los menores de 18 años o cuentan con una tasa reducida para ellos.

En España

La tasa turística existe de momento en dos comunidades autónomas: Cataluña y Baleares. En la primera, se implantó en 2012, En la segunda, en 2016, a pesar de que entre 2002 y 2003 fue implementada una medida pionera de la tasa turística que vino a denominarse ecotasa.

Cataluña cuenta con una tasa distinta para Barcelona, ciudad en la que este impuesto asciende a 2,25 euros por persona y noche en hoteles de 5 estrellas y a 1,10 euros para los alojamientos de 4, 3 y 2 estrellas. Por su parte, los apartamentos turísticos pagan una única tasa por persona y noche de 2,25 euros.

Las tasas en Baleares y Cataluña no han variado con respecto al año pasado.

Unos precios que difieren de los del resto de Cataluña, en donde las tasas son de 2,25 euros para los establecimientos de 5 estrellas, 1 euro para los de 4 estrellas y 0,50 euros para los alojamientos de 2 ó 3 estrellas.

Esa diferencia de precios con respecto a Barcelona es un dato muy relevante dado que cada vez más gente opta por alojarse en la Cataluña interior y viajar por toda la comunidad recurriendo al alquiler de coches.

Por su parte, Baleares tras haber duplicado las tasas turísticas el 1 de enero de 2018, mantiene sus precios. Así, Mallorca, Ibiza, Formentera y Menorca presentan tasas de 4 euros por persona y noche en los hoteles de 5 estrellas, de 3 euros para los de 4 y de 2 euros para los de 2 y 3 estrellas. Alojamientos como hostales, residenciales o casas rurales están gravados con 2 euros. Los más baratos son los campings y pensiones: 1 euro por persona.

En Europa

Italia tiene tasas turísticas muy similares que se sitúan entre 1 y 3 euros en ciudades como Arezzo, Catania, Siracusa o Sorrento. Ahora bien, las ciudades más turísticas presentan unas tasas notablemente superiores. Así, en Roma el impuesto se sitúa entre los 4 y los 7 euros, en Florencia entre los 4 y los 5,5 euros y en Milán entre los 3 y los 5 euros. Italia es, sin duda alguna, uno de los países europeos con las tasas turísticas más altas.

En Alemania, cada estado cuenta con su propia tasa turística. Por ejemplo, en Berlín y Colonia la tasa turística consiste en un porcentaje, el 5%, de la factura total de alojamiento, una modalidad por la que han optado otras ciudades europeas como Viena o Ámsterdam, las cuales llegan al 3,02% y el 7% del coste del alojamiento, respectivamente.

En Hamburgo existen diferentes tasas que oscilan entre los 0,50% céntimos a los 4 euros. El caso de Hamburgo es muy singular, dado que establece una tasa que se aplica al coste de la pernoctación pero sin establecer un porcentaje. Así, para alojamientos cuyo coste neto por noche se sitúa entre los 10 y los 50 euros, la tasa es de 0,50 euros. El máximo son 4 euros, una cantidad que se aplica para hoteles cuyo coste por noche es de 200 euros. Si se decide pernoctar en alojamientos más caros se deberá pagar un 1 euro adicional por cada 50 euros que rebasen la cantidad de 200 euros anteriormente mencionada.

Francia, por su parte, tiene establecidas tasas que oscilan entre los 0,75 a los 2,20 euros en París, entre los 1,65 y los 3,20 euros en Lyon y entre los 0,60 y 4 euros en Niza.

Dónde se paga más

La lista de destinos españoles con las tasas turísticas más elevadas está encabezada por las islas Baleares. Palma de Mallorca, Menorca e Ibiza ocupan los tres primeros puestos con tasas que varían entre los 1 y 4 euros. Les siguen las ciudades catalanas de Barcelona (entre 1,10 y 2,25 euros) y Gerona (entre 0,50 y 2,25 euros).

Unos gravámenes que sitúan a Baleares y Cataluña como dos de las regiones con las tasas turísticas más elevadas de Europa.

Aunque, en este sentido, Italia sigue siendo la campeona de las tasas turísticas en el continente, con gravámenes que oscilan entre los 1 y los 5 euros de media, dependiendo de la ciudad. En el caso de Alemania y Holanda, nos encontramos también frente a países caros, sobre todo si se quiere viajar a sus capitales (especialmente porque en ellas rige la modadalidad de tasa turística que grava un porcentaje del coste total del alojamiento). A este respecto, resulta llamativo el caso de Holanda, que en el último año ha aumentado este porcentaje de un 5% a un 7% para pernoctar en Ámsterdam. En este contexto general de aumento de tasas turísticas en Europa, destaca el singular caso de Francia.

Francia, amor por las tasas

Especial atención merece el caso francés, que en el último año ha aumentado sustancialmente sus tasas al alojamiento turístico, además de ser el país con mayor número de ciudades con este gravamen. De las en torno a 150 ciudades europeas con tasas turísticas contabilizadas por Liligo, 50 están en Francia.

Es de destacar, el incremento de las tasas turísticas en París con respecto al año pasado, que ha crecido un 12%. En Lyon, el impuesto se ha encarecido sustancialmente para hoteles de 5 estrellas: nada más y nada menos que hasta un 49%. Aunque probablemente el caso más llamativo sea el de Niza, ciudad en la que, con respecto a 2018, la tasa turística se ha cuadruplicado.

 

HOSTELTUR

16 JULIO, 2019