La ocupación en Semana Santa resiste el mal tiempo y roza el 77%

Pese al mal tiempo y las intensas lluvias en gran parte del país durante la pasada Semana Santa, la ocupación media en los alojamientos turísticos –hoteles, albergues y casas rurales–ha sido muy similar a la del año pasado, al ocuparse un 76,8% de las plazas ofertadas, según los resultados de la Encuesta de Ocupación Turística que realiza periódicamente Turespaña, aunque no se ha logrado colgar el cartel del completo como preveían los hoteleros de las principales zonas turísticas.

En el caso concreto de los hoteles, el nivel de ocupación se ha situado en el 82,7%, 4,2 puntos porcentuales superior al 78,5% de 2018.

Por comunidades autónomas, los mayores niveles de ocupación hotelera se han dado en Andalucía (88%), Cataluña (87%), País Vasco (87%) y La Rioja (86%).

Atendiendo a su variación respecto a la Semana Santa de 2018, las comunidades autónomas del norte de España han presentado aumentos notables en su ocupación, en gran medida porque el tiempo soleado acompañó a los visitantes durante los días centrales de este periodo vacacional.

Los alojamientos de Barcelona registraron un 89% de ocupación, un 10,4% más que en la Semana Santa de 2018.

Destaca especialmente Galicia, que ha superado sus previsiones hasta alcanzar un nivel de ocupación del 81%, un 16,8% mejor que hace un año.

También ha registrado notables incrementos, Cantabria, un 83% y un 10,3% de mejora; Asturias, con un 84% y un 9,5% de subida; Navarra, con 82% y 6,9% de incremento, y País Vasco, con un 87% de ocupación, un 6,8% de subida.

Frenazo en las expectativas

Por otro lado, Turespaña reconoce que el levante español y las islas han visto "frenadas" sus expectativas y han mostrado moderados incrementos. Es el caso de Baleares, con un 80% de ocupación, 2,1% más que el año pasado; Comunidad Valenciana, 83% y solo un 0,8% más que un año antes, o incluso leves descensos como en Canarias, con un 84% de ocupación, un 1% menos.

Cataluña, por su parte, alcanza el 87% de ocupación, un 7,6% más, propiciado principalmente por el turismo urbano.

Precisamente en las ciudades, la ocupación se ha situado en el 83%, 5 puntos más respecto al año anterior, y todas ellas presentan incrementos en sus cifras. Los mayores niveles de ocupación se han dado en Granada y Sevilla (92%).

Además, destaca de manera especial Santiago de Compostela, que con un nivel de ocupación del 90% supera en 9 puntos sus previsiones y registra un fuerte incremento de casi 20 puntos respecto a la ocupación del 70% registrada en 2018.

Barcelona, con un 89% de ocupación, un 10,4% más, ha mostrado también cifras significativamente mejores a las del año pasado.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, ha valorado como una buena noticia que la ocupación esta Semana Santa “se haya mantenido en niveles similares al año pasado a pesar del mal tiempo que ha habido en algunos de los principales destinos”.

HOSTALTUR, 26.04.2019