Reyes Maroto: "La diversificación de mercados atraerá a nuevos turistas"

La evolución del turismo en 2018 fue favorable, pese a las dudas que rodearon esta actividad durante todo el año -se registraron 82,6 millones de visitantes internacionales, un 0,9% más-. Para la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el dato más positivo es, junto al buen comportamiento del empleo, el aumento del gasto turístico, porque indica que “estamos haciendo una transición hacia un turismo de mayor calidad” (esta entrevista forma parte de los contenidos la revista HOSTELTUR de enero-febrero y fue realizada antes de que el Congreso de los Diputados echara para atrás el Decreto Ley de medidas urgentes en materia de vivienda, aprobado por el Consejo de Ministros el 14 de diciembre).

El Consejo de Ministros aprobó el 14 de diciembre una modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y de la Ley de Propiedad Horizontal. ¿En qué medida suponen un avance para regular el alquiler turístico?
 

Con el cambio en la LAU damos seguridad jurídica a las comunidades autónomas para que enmarquen los decretos y haya una mayor definición de lo que es la vivienda turística. Con el cambio en la Ley de Propiedad Horizontal, damos más capacidad a las comunidades de vecinos para decidir si quieren o no la vivienda turística y para que puedan incrementar los gastos comunes por el mayor consumo que hacen esas viviendas de los recursos comunes.

¿Esta modificación permitirá homogeneizar las normativas que están desarrollando las comunidades autónomas?

Hay que hacer muchas cosas todavía en materia de regulación de las viviendas de uso turística, pero es un primer paso y está consensuado con el grupo de trabajo que creamos en septiembre, donde participan las comunidades autónomas y el resto de agentes, incluidas las plataformas y proveedores de viviendas. Es un primer paso para homogeneizar los decretos en cuanto a la definición, al uso que se hace, los requisitos de los inquilinos y los propietarios.

¿En qué situación está el registro único de viviendas que preparan?

Estamos viendo distintas posibilidades para configurar la mejor opción. El registro nos va a permitir conocer mejor el fenómeno, ahora mismo no sabemos cuántas viviendas turísticas tenemos porque los registros en muchas comunidades autónomas son voluntarios. También podremos articular medidas desde el punto de vista de la responsabilidad fiscal o de la seguridad, además de todo lo relacionado con la colaboración con comunidades autónomas y corporaciones locales.

¿Qué valoración hace de la evolución turística en 2018, cuando se empezó a vislumbrar un probable cambio de ciclo?

El sector turístico está fuerte y siempre dijimos que los resultados de 2018 iban a ser igual de buenos e incluso mejores que los del ejercicio anterior, pero no sólo nos fijamos en el volumen de turistas internacionales, que es quizá el indicador que más nos alertaba en cuanto a la ralentización. El dato más positivo que destacamos, junto con el empleo, es el gasto turístico, que nos da una idea de que estamos haciendo una transición hacia un turismo de mayor calidad. Ese es el modelo por el que estamos trabajando.

Reyes Maroto.

El sector teme que será en 2019 cuando se notará de verdad la recuperación de los destinos competidores...

El año 2019 tiene también muchas oportunidades. Se está produciendo una ralentización en los flujos, sobre todo de británicos y alemanes, pero tenemos mercados que están creciendo, como Estados Unidos. Además, estamos centrando mucho tiempo y recursos en ampliar mercados tan lejanos como los asiáticos. Estamos trabajando con intensidad en diversificar mercados y eso nos permitirá atraer a turistas que ahora no vienen. Estamos diversificando producto y añadiendo valor para no caer en la trampa del precio. Nuestros mercados competidores van básicamente a precio y nosotros estamos trabajando en añadir valor a nuestra oferta de sol y playa. También estamos intensificando las actuaciones en turismo interior, ya que son muchos los turistas residentes.

¿Qué estrategia van a seguir en el mercado chino?

Estamos reforzando las relaciones entre ambos países. Yo estuve en China en octubre, y la visita institucional a España del presidente Xi Jinping en noviembre nos ha abierto muchas posibilidades. En abril, el presidente y yo visitaremos China oficialmente. Este vínculo nos va a permitir que el mercado chino nos conozca mejor. Estamos intensificando la promoción y segmentando, viendo qué es lo que le gusta al turista chino para que le resulte atractivo venir aquí en lugar de irse a Francia, Italia y Reino Unido.

Anunció en la WTM que en 2019 habría un presupuesto más elevado para turismo, pero si no consiguen aprobar los Presupuestos del Gobierno, ¿qué va a pasar con estas inversiones?

Tenemos una necesidad que son los destinos pioneros, que es donde vamos a incrementar las inversiones en 2019. Desde el punto de vista de la promoción no se necesitan muchos más recursos, lo que se necesita es focalizar bien la promoción. Ahora mismo estamos configurando un plan de marketing en Turespaña, más centrado en el ámbito online, aunque vamos a seguir estando en las ferias. Es muy importante cómo se promociona y creo que ahora hay muchos canales que no se habían desarrollado lo suficiente y que nos van a permitir llegar a más visitantes. Además, tanto la secretaria de Estado de Turismo como yo estamos viajando mucho, tanto dentro de España como fuera, para promocionar los distintos recursos. Queremos firmar acuerdos con algunos países para reforzar nuestras relaciones en materia de turismo, incluso asociándonos para ir a otros mercados con más fortaleza. Es el caso de Portugal, con el que trabajamos para consolidar un mercado de península Ibérica. Si no salen los Presupuestos, tendremos que ver, a través de modificaciones presupuestarias, cómo podemos atender esta necesidad.

¿Han desarrollado un plan para la mejora de los destinos maduros?

El anterior Gobierno socialista, hasta el año 2011, tenía un proyecto con los destinos pioneros y vamos a volver a ese modelo. En 2018 hemos firmado convenios con algunas comunidades autónomas para desarrollar infraestructuras turísticas. Estos destinos tienen una necesidad de revitalizar sus infraestructuras porque durante mucho tiempo no se han hecho inversiones y eso hay que acompañarlo con presupuesto público.

Otro gran reto para 2019 es el Brexit, un proceso que culminará el 29 de marzo y que genera gran incertidumbre en el sector. ¿Se deberían preparar programas de contingencia?

Nos estamos preparando y las empresas también. Se acerca marzo y tenemos la inquietud de qué va a pasar el día después, pero creo que vamos a saber solventar los problemas que surjan porque nos estamos preparando para ello. Durante mi visita a la World Travel Market de Londres pude comprobar que los turoperadores estaban tranquilos. En cualquier caso, el Gobierno está trabajando, a través de la Comisión Interministerial, para adoptar todas las decisiones que sean necesarias para solucionar de una forma rápida los problemas que pudieran surgir en cuestiones como el tránsito de viajeros.

El empleo turístico viene registrando un buen comportamiento pese a la ralentización del sector. ¿En qué medida ha mejorado la calidad del mismo?

Por la estacionalidad propia de la actividad turística, el empleo tiene una alta temporalidad, pero hay una que está justificada y otra temporalidad que está inducida por las empresas y es la que nosotros estamos acotando. En agosto se aprobó el Plan Director por un Empleo Digno, que ha permitido mejorar las condiciones de 13.200 personas del sector entre agosto, septiembre y octubre. Con dos cambios importantes, uno es el cambio de contrato temporal a indefinido y el otro es la prolongación de jornada. Ahora entra la segunda fase, más centrada en la inspección de trabajo. El sector es el primero que quiere que sus trabajadores estén bien. Además, desde el Ministerio queremos mejorar la capacitación de las personas porque les va a dar también mejores condiciones laborales.

También se ha avanzado en el reconocimiento de las enfermedades profesionales…

En la Mesa por la Calidad del Empleo en el sector de la Hostelería ha habido una mejora importante en el reconocimiento de las enfermedades profesionales y, además, estamos trabajando en el cambio del artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores. Ahora lo está valorando el Parlamento, y espero que en poco tiempo podamos garantizar que los trabajadores, independientemente de si están contratados por la empresa matriz o por una empresa de servicios, tengan las mismas condiciones laborales.

Esa es la gran reivindicación de las camareras de piso, más conocidas ahora como las Kellys, pero sus exigencias son más amplias...

Estamos trabajando de forma coordinada para aprobar la modificación de este artículo. Ellas piden más, piden que prohibamos la externalización, pero no podemos prohibirla porque el Gobierno no tiene competencia, pero sí podemos incidir en aspectos lesivos como es éste, no sólo para ellas, sino para cualquier departamento que esté externalizado en cualquier otro sector.

¿Cuáles son las claves de la nueva Estrategia de Turismo Sostenible 2030?

En la reciente reunión del Consejo Asesor de Turismo hubo unanimidad en que fuera la sostenibilidad el eje de la estrategia porque nos permite hablar de sostenibilidad económica, es decir, que la creación de riqueza se redistribuya; y también de sostenibilidad medioambiental. Es muy importante que la política turística permee todo el territorio, en cualquier pueblo, por pequeño que sea. Esta política tiene un elemento de asentamiento en el territorio, por lo que estamos trabajando con el Alto Comisionado por el Reto Demográfico. Estamos diseñando los objetivos para ver cuáles son las medidas a desarrollar. Es una estrategia ambiciosa porque es a 2030 y va alineada con la hoja de ruta de la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nuestra intención es presentarla en primavera y queremos que sea una estrategia participativa porque el turismo es muy transversal. Es un proyecto de país y queremos que todas las administraciones y el sector privado se vean reflejados porque es la política turística de España para el siglo XXI.

En los apenas seis meses que lleva al frente del Ministerio se ha reunido con la mayor parte de los agentes del sector y ha convocado a los integrantes de entidades como Conestur o la Conferencia Sectorial, que llevaban tiempo sin reunirse. ¿Cómo están trabajando con el sector turístico?

Somos un Gobierno dialogante y creemos que la mejor manera de hacer política es contar con todos. Los consejeros de turismo no se habían reunido nunca con el Gobierno desde que fueron nombrados en mayo de 2015. Era necesario pasar de una política de imposición a una política abierta para que todo el mundo se identifique con la estrategia turística 2030, porque es un proyecto de país. Tenemos pocas competencias en materia de turismo, pero podemos liderar la gobernanza, teniendo en cuenta las especificidades de cada una de las comunidades autónomas y sin invadir sus competencias.

En este proyecto de país, ¿cómo están trabajando con Cataluña?

Cataluña representa casi un cuarto de mi Ministerio, en Turismo, en Comercio y en Industria. Lo más importante que hizo el Gobierno fue recuperar la relación institucional. Estamos trabajando bien con Cataluña, sus representantes participan en todas las conferencias sectoriales y en los grupos de trabajo. Cuando viajamos fuera, hablamos de Cataluña como una región próspera de España que no tiene ningún problema en alojar a los visitantes y en la que se puede invertir. Estamos haciendo un ejercicio de responsabilidad, de hablar de Cataluña como parte de España, y de intentar que se reduzca el impacto que el procés ha tenido.

 

HOSTELTUR

29 ENERO, 2019