El descenso de la ocupación fuerza a los hoteles a frenar las subidas de precios

. Las tarifas apenas suben o bajan por el deterioro en Canarias y Cataluña
. El retroceso de turistas en Canarias obedece al repunte en Turquía o Egipto
Precios hotelespulsa en la foto
 

 

El número de pernoctaciones en establecimientos hoteleros también ha retrocedido un 0,2% tras otros cinco años seguidos de subidas. En ese contexto, los empresarios hoteleros han optado por contener, cuando no bajar, precios para tratar de recuperar demanda por esa vía. La tarifa media que cobran a sus clientes se ha situado en el acumulado hasta junio en una media de 82,5 euros, lo que supone un ajuste del 6,4% con respecto al mismo período de 2017. Una rebaja de precios que también ha afectado al RevPar (ingresos por habitación disponible), el principal indicador de rentabilidad de la industria hotelera, que ha bajado un 12,1% hasta los 51,6 euros. La suma de todos esos datos refleja que los hoteleros habrían contenido precios e incluso los habrían bajado en algunos casos para tratar de recuperar demanda.

La recuperación del turismo nacional ha impulsado las pernoctaciones en destinos urbanos

Magma HC, una de las consultoras más importantes del sector hotelero, elabora un barómetro trimestral con todos los indicadores y el balance es menos pesimista, aunque recoge la misma tendencia. A partir de los datos aportados por 900 hoteles que suman 15.000 habitaciones, el precio medio de una habitación en España en el primer semestre se habría situado en 107,16 euros, un 0,2% más que el año pasado, mientras que el beneficio por habitación disponible (RevPar) habría retrocedido un 0,8%, como consecuencia de los bruscos descensos que se han producido en Canarias y Cataluña. El deterioro de ambos destinos, que suman un número importante de hoteles, ha llevado a que la ocupación haya retrocedido un 1,1% en el primer semestre. Albert Grau, socio director de Magma HC, hace una segunda lectura más allá de la estadística. “La apuesta del hotelero que ha podido ha sido mantener o subir poco los precios a cambio de sacrificar ocupación en pos de un turismo de mayor calidad”, subraya. Grau limita el doble fenómeno de menos ocupación y precios más bajos a dos autonomías (Canarias y Cataluña). “En el conjunto de España, la ocupación ha descendido un -1,1% por la caída en las ocupaciones de Barcelona e Islas Canarias que tienen un peso importante por el gran número de habitaciones de ambos destinos”, resume Grau.

 

EL PAÍS ECONOMÍA

24 AGO 2018