Barcelona lucha contra la oferta de pisos turísticos ilegales

El 16 de mayo el TecnoCampus acoge el congreso OCITUR en el que se abordará, entre otras cuestiones, la problemática de pisos turísticos sin licencia

El turismo es una gran fuente de riqueza de las ciudades modernas. Se trata de un fenómeno con consecuencias económicas y sociales, ya que tiene un impacto directo en el territorio. Así, dependiendo de la forma en la que se gestiona puede materializarse en beneficios o bien originar problemas de convivencia o medio ambientales, por poner dos ejemplos.

Barcelona lucha contra la oferta de pisos turísticos ilegales

“Fomentar un turismo cultural no sólo incrementa su calidad, dándole un valor añadido, si no que además contribuye a la sostenibilidad del entorno, ya que permite la descentralización, desviando a los visitantes a zonas menos saturadas y romper la estacionalidad, ya que se puede disfrutar en cualquier época del año”, afirma Enrique Alcántara, presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (APARTUR).

Pero la realidad es mucho más compleja y en pocos años ciudades como Barcelona han podido comprobar las consecuencias de un turismo descontrolado que habría provocado el aumento del precio de la vivienda, la gentrificación o el alquiler de pisos ilegales. “La problemática del alquiler de pisos ilegales ya existía, pero con la aparición de las plataformas digitales se multiplicó, ya que facilitó que todas las personas pudieran poner en alquiler su piso, sin necesidad de tener ninguna licencia”, explica Eva Mur, directora de Inspección del Ayuntamiento de Barcelona.

Por su parte, Enrique Alcántara asegura que “este tipo de demanda se ha instaurado de manera generalizada en el mundo y según las estadísticas, 1 de cada 3 turistas opta por este tipo de alojamientos”. “Esta fuerte demanda junto con estas restricciones de crecimiento han ocasionado la proliferación de los alojamientos ilegales”, añade. Esta realidad ha originado disputas dentro del sector por ser considerada una competencia desleal. “Nosotros cumplimos con todas las obligaciones legales y fiscales, por lo tanto no estamos jugando con las mismas reglas de juego”, señala Alcántara.

El Ayuntamiento registra 2.900 pisos turísticos ilegales en Barcelona

Según datos oficiales del Ayuntamiento de Barcelona, antes de que la administración empezara a tomar cartas en el asunto en el año 2016, habían en la ciudad unos 6.000 pisos turísticos ilegales. El Consistorio asegura que las medidas y políticas de urbanismo han permitido reducir esta cifra a casi la mitad. Así, en la actualidad existen 9.000 viviendas turísticas con licencia y 2.900 viviendas consideradas ilegales, ya que no contemplan licencias turísticas y, por lo tanto, no garantizan requisitos como la cédula de habitabilidad o ningún control de los inquilinos. “La gran mayoría de estos pisos ilegales son de Airbnb”, explica la responsable de las inspecciones del Ayuntamiento de Barcelona.

Asimismo explica que otras plataformas como Booking y Tripadvisor participan activamente con la administración para denunciar la oferta ilegal de pisos turísticos. “Si detectamos determinados anuncios ilegales, los eliminan de su plataforma. Airbnb efectivamente retiró 1.000 pisos el año pasado pero siguen con un elevado número de pisos sin licencias en su oferta”, apunta.

A finales del 2017, Airbnb explicó en una rueda de prensa que en todo el año había retirado más de 2.500 anuncios de la plataforma: la mitad a petición del Ayuntamiento al haber detectado “malos actores” y la otra al limitar en Ciutat Vella a uno los anuncios de casas enteras que puede tener un propietario. La plataforma anunció su voluntad de seguir apostando por Barcelona y pidió al Govern el desarrollo de un reglamento sobre ‘home sharing’ que permita a los anfitriones que quieren compartir su casa salir de la “inseguridad jurídica”.

Los protagonistas del sector comparten su visión en el TecnoCampus

Todas estas opiniones se recogerán en el Congreso OCITUR , el cual se organiza cada año en el TecnoCampus y que, en esta edición, en motivo de la celebración del año del Turismo Cultural en Catalunya, se centrará en un modelo de turismo más beneficioso y sostenible para el territorio. Enrique Alcántara y Eva Mur, juntamente con Josep Maria Raya (profesor de ESCSET y responsable del grupo de investigación GRAEFES), Albert de Gregorio (Subdirector de Turismo de Barcelona y responsable del Área de Turismo y Ciudad) y Roger Calleja (Director de Innovación i E-Commerce del Gremio Hotelero de Barcelona) debatirán sobre la problemática de los pisos turísticos ilegales como uno de los enemigos del turismo cultural. Debatirán sobre cómo los diferentes agentes del territorios combaten esta problemática, en ausencia de uno de los protagonistas principales de este conflicto, Airbnb, el cual, a pesar de ser invitado al acto, no ha manifestado su interés en participar en él, según ha explicado Benet Maimi, organizador de OCITUR y profesor de Marketing turístico del TecnoCampus.

LA VANGUARDIA

URBANISMO, 15.05.2018