Las comarcas de Barcelona recibieron 12 millones de turistas en 2017

La demanda ha crecido un 3% respecto a 2016, pese a que frenó tras los atentados terroristas y el tenso otoño político

Las comarcas de Barcelona recibieron 12 millones de turistas en 2017

Turistas en la playa de Calella (Maresme) (Archivo / Pedro Catena)

El Maresme lidera el ranking

Los establecimientos hoteleros de la provincia de Barcelona recibieron 12,07 millones de turistas en 2017. La cifra supone un aumento de 357.000 visitantes (+3%) respecto a 2016, según ha informado este viernes el Observatorio de Turismo de Barcelona, un espacio especializado que impulsan la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona y Turisme de Barcelona.

El coordinador del Observatorio, Damià Serrano, ha detallado que 7,69 millones de turistas se quedaron en la ciudad de Barcelona –un 2,7% más que en 2016– y los restantes 4,6 se alojaron fuera de la capital. Para el concejal de Empresa y Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí Colom, esta cifra subiría hasta los 15,6 millones de turistas que visitaron la capital en 2017 si se tienen en cuenta otros establecimientos, como los apartamentos turísticos.

Las comarcas del Maresme, Baix Llobregat y Garraf fueron las que más pernoctaciones hoteleras registraron durante el 2017, según recoge el Informe de Resultados de la actividad turística en Barcelona 2017, ciudad y provincia, presentado este viernes en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona). El Maresme registró 6,9 millones de noches, el Baix Llobregat logró 2,2 millones (+ 3,3%) y el Garraf, 1,6 millones (-1,1%).

En cuanto al resto de comarcas, el Vallès Occidental sumó 1,1 millones de pernoctaciones, seguida del Vallès Oriental con más de 742.000, y del Berguedà, con más de 409.000. En séptima posición está Osona, con casi 158.000 y un incremento del 22%, y cierra la lista el Alt Penedès, con más de 50.700. El estudio no dispone de datos de la Anoia, ni del Moianès, ni tampoco del Bages.

Crecimiento interanual pese al freno de otoño

La demanda de turistas en establecimientos turísticos registró crecimientos interanuales en la ciudad de Barcelona y en su provincia desde enero hasta julio de 2017, pese a que a partir de abril estos aumentos se ralentizaron, y este cambio de tendencia ha sido justificado por Colom tanto por los atentados terroristas de agosto como por los "hechos de octubre" y la incertidumbre política que derivó de éstos y se trasladó al turismo.

En concreto, en agosto esta demanda disminuyó el 2,1% respecto al mismo mes de 2016 en Barcelona –en la demarcación fue del 2,3%–, pero en setiembre ésta se recuperó y registró un crecimiento interanual del 0,7% en la capital catalana y del 2,8% en la demarcación, lo que ha Colom ha razonado que se debe por la rápida recuperación de la ciudad ante los atentados terroristas.

Asimismo, a partir de octubre, la caída de la demanda fue del 3,9% en Barcelona y de 4,4% en la demarcación, en noviembre del 5,3% y del 1,7%, respectivamente, y en diciembre del 3,8% y del 4,3%, respectivamente. Ante estas cifras, Colom ha recalcado que el contexto político catalán de los últimos meses de 2017 tuvo impacto en el turismo, pero que éste no fue tan exagerado como se llegó a anunciar en algunos momentos por algunas "voces interesadas, ingenuas o irresponsables".

Pronóstico positivo para 2018

Serrano ha indicado que este 2018 ha empezado con buenos resultados de la actividad turística en la ciudad de Barcelona, con un aumento del 1,3% en el número de visitantes. También han subido un 0,7% las pernoctaciones, que fueron de cerca de 20 millones en todo 2017 para la capital catalana.

Estas cifras también se han registrado en los alrededores de ésta, con un crecimiento del 8,9% de los turistas y del 5,0% de las pernoctaciones –14,6 millones durante el año pasado, el 7,9% más–, por lo que el coordinador del observatorio ha enfatizado que las previsiones para este 2018 son positivas.

Procedencia y perfil

En este 2017 los turistas europeos (46,4%) superaron a los españoles (28%), mientras que el resto de visitantes procedían de otros mercados internacionales (25,6%), lo que el observatorio considera que indica la "progresiva internacionalización" de la demarcación de Barcelona. En referencia al perfil, el turista que tiene como destino Barcelona acostumbra a ser hombre (60%), con una edad media de 40 años y que viaja por vacaciones y ocio (67,2%), motivación seguida por el que lo hace por negocios (21%).

El turista europeo que llegó de vacaciones en 2017 y que lo hizo, en general, en avión (76,6%), visitó mayoritariamente la Basílica de la Sagrada Família –recibió 4,52 millones de visitantes el año pasado–, el Park Güell, con 3,12 millones; el museo del FC Barcelona, con 1,84 millones; el Aquàrium de Barcelona, con 1,62 millones, y el Born Centre Cultural, con 1,44 millones.

La Vanguardia

09.03.2018