Calella impone una moratoria de un año para apartamentos turísticos

El Ayuntamiento de Calella regula el uso de estos establecimientos con un nuevo Plan Especial

 

Calella. Una noche de verano en la Riera Capaspre (Aj. Calella)

Dado el incremento de viviendas de uso turístico en entornos urbanos consolidados con uso residencial durante los últimos años, que han creado problemas de convivencia, el Ayuntamiento de Calella ha considerado la necesidad de estudiar si los requisitos técnicos y urbanísticos que regulan esta actividad en la normativa urbanística local son los más adecuados para pacificar estos conflictos y permitir que esta actividad pueda ser desarrollada de una manera armónica con los demás usos urbanísticos previstos en el suelo urbano. Por ello establecen una moratoria de un año para la apertura de estos apartamentos turísticos.

Además del problema de convivencia, las viviendas de uso turístico han supuesto dos dificultades extra que hay que estudiar: la repercusión en el sector turístico y la repercusión en el mercado de viviendas de alquiler convencional. Este segundo con especial interés ya que el incremento de viviendas de uso turístico ha tensionado la posición de la demanda y la oferta en el mercado de viviendas de alquiler convencional, lo que ha supuesto un incremento del precio de los alquileres y un descenso importante en las Viviendas de Uso Social.

 

Así, durante un año, se paralizarán las licencias para viviendas de uso turístico para estudiar cómo hay que enfocarlo. Tal y como ha explicado el teniente de alcaldía responsable del área de Territorio, Jordi Sitjà, este incremento de viviendas que han obtenido una licencia ha creado la necesidad de hacer un Plan Especial: “Tenemos que regular para mejorar, siempre en beneficio del interés general”.