¿Antes de 2022? Estas son las recetas para recuperar el negocio turístico perdido

Los prolegómenos de la temporada alta están siendo desconcertantes. La llegada de turistas será tardía. Lo positivo: se prolongará mucho más de lo habitual. El turismo se enfrenta a su segundo verano de pandemia con el objetivo de recuperar lo más pronto posible el negocio perdido. Hay más ganas que certezas.

Vacunar sin parar, recuperación de la demanda extranjera y competir frente a otros mercados, claves para volver al 12% del PIB que aporta el sector

El último informe de Exceltur alerta de que llegarán la mitad de los turistas de 2019 y que el consumo de los turistas extranjeros en España durante el verano será un 51% inferior al existente antes de la pandemia. Las previsiones de la organización que preside Gabriel Escarrer, vicepresidente de Meliá Hotels, apuntan a que el PIB generado por el sector turístico en 2021 será un 52% superior al de 2020.

Foto: Playa de Benidorm. (EFE)

Aquí algunas claves para que el turismo vuelva a ser el 12% del PIB: vacunar sin parar, recuperación de la demanda extranjera y competir frente a otros mercados. ¿Cuándo se recuperará ese 12%? Ahora parece una quimera este porcentaje (en 2020 apenas fue del 5%). No se espera una recuperación completa del sector hasta 2023, según el 'lobby' empresarial.

La movilidad será escasa este verano. Dominará de forma abrumadora el turismo nacional. Habrá escasos visitantes de Latinoamérica, Asia y Norteamérica. El turismo de cruceros será residual, igual que el de negocios. Los turoperadores esperan el momento para en cuanto se abran los mercados, lanzar ofertas masivas. Eso sí, cada vez se reserva más tarde. El turista tiene una prioridad: la seguridad sanitaria del destino. Más particularidades: repetirán menos (de promedio no visitarán España más de una vez), pero prolongarán más su estancia y los que vengan gastarán más.

Thank you for watching

Esta absoluta dependencia de España de la evolución de la demanda de los mercados europeos, cuenta con un hito: el semáforo verde que Reino Unido impondrá a partir del 17 de mayo. El Ejecutivo de Boris Johnson dirá las zonas que son seguras para viajar. Esa decisión definirá el futuro de los principales destinos españoles. Hasta que no llegue ese momento, continuará la incógnita de la recuperación del decisivo mercado británico. Se prevé que el país se divida en Baleares y Canarias por un lado y Península por otro.

A pesar de la dependencia del transporte aéreo y beneficiadas en esta ocasión de una manera clara por el factor insularidad, Baleares y Canarias tienen todas las de ganar en este verano de claroscuros por su actual escasa incidencia del virus. En la Costa del Sol se espera una bajada de los contagios en las próximas semanas que fortalezca a la dominante marca turística andaluza.

La competencia de España frente a destinos como la propia Grecia, Turquía o Italia no resulta especialmente comprometida

Alemania es un caso aparte. Su elevada tasa de contagios y la incertidumbre política no ayuda, pero en el caso de Mallorca, cuya planta hotelera equivale a toda la de Grecia, seguirá con el idilio con el mercado germano. La prensa alemana ha destacado la confianza de los turistas de su país que estuvieron la pasada Semana Santa en la Isla.

La competencia de España frente a destinos como la propia Grecia, Turquía o Italia no resulta especialmente comprometida para los intereses turísticos de España, según expone el criterio de Ignacio Vasallo, fundador de Turespaña y uno de los más prestigiosos expertos del sector.

Tanto Turquía como Grecia cuentan con mercados de origen muy especializados: Alemania y Escandinavia. En el caso turco disfrutan de la ventaja de disfrutar de una planta hotelera puesta al día y con amplios espacios, pero tienen el inconveniente de la fluctuación de sus contagios.

"Los clientes de Reino Unido, el principal mercado exterior para España, no tienen la misma confianza en Turquía"

“Si ellos controlan su propia situación sanitaria, les puede ir bien. Eso sí, los clientes de Reino Unido, el principal mercado exterior para España, no tienen la misma confianza en Turquía. Prefieren pasar sus vacaciones en España; y Grecia no tiene ningún Benidorm o ninguna Mallorca. No hay que olvidar las propiedades de los británicos con el gran impacto positivo que tiene la segunda residencia. Hay turismo para todos”.

La amenaza se concentrará en que España sea capaz de alcanzar una alta velocidad en los niveles de vacunación, que las infecciones por covid no se disparen. En los años precovid a finales de abril ya estaba casi todo reservado. La política flexible de turoperadores y aerolíneas de cancelación gratuita para no ahuyentar a los turistas y crear un clima de confianza también genera demasiadas incógnitas.

Un verano tardío, que se extenderá hasta el mes de octubre gracias a las buenas temperaturas del Mediterráneo español frente al de Grecia y Turquía, favorecerán las cifras de rentabilidad del destino español, aunque el turista espere hasta el último momento y pueda cambiar de decisión en función del desarrollo de la pandemia. Los expertos coinciden en que la temporada se alargará.

"Si conseguimos, como se prevé, llegar al 50% del gasto de 2019 estará bien para seguir avanzando"

La experiencia de la hotelería vacacional española también juega a favor. La flexibilidad también llegará con los precios. “Si conseguimos, como se prevé, llegar al 50% del gasto de 2019 estará bien para seguir avanzando, sobre todo teniendo en cuenta que todas las familias europeas han perdido capacidad de gasto, hay mucho más desempleo y dificultades económicas”, apunta Vasallo en declaraciones a este diario, tras resaltar cómo la renta disponible ha disminuido menos que la bajada del PIB y que la demanda está contenida.

Las compañías hoteleras que tienen una base de clientes fidelizadas están aguantando más los precios que el hotel pequeño y medio, más volátil para el turista que solo mira el factor de cuanto más barato mejor. “Se mira sobre todo la seguridad sanitaria”, subraya un alto directivo español consultado por El Confidencial, quien explica que hasta dentro de un mes no habrá una fotografía más definida del sector en los meses más importantes del año.

“Es posible que hacia finales de mayo tengamos las cosas claras. La incertidumbre es tan grande que lo que podamos prever hoy luego puede no valer nada. Sabemos que hay que controlar los factores de vacunas y test, pero está la decisión que toma cada país, incluyendo España y sus comunidades autónomas”.

Hay ganas de viajar y parte de la población europea tiene ahorros para poder hacerlo. Se trata del sentimiento de merecerlo por el sufrimiento que ha puesto la pandemia en sus vidas. El verano está más cerca de lo que parece… y ¿a qué ritmo empezará a recuperarse el negocio perdido?

Hosteltur, 24.04.2021